Revista Casa Mediterráneo

‘Indestructibles’, Xavier Aldekoa y Alfons Rodríguez muestran la capacidad de superación y resiliencia de los jóvenes africanos

en marzo 9, 2020

La exposición fotográfica ‘Indestructibles’, obra del periodista Xavier Aldekoa y el fotógrafo y realizador de documentales Alfons Rodríguez, es el fruto de más de dos años de trabajo por una decena de países del continente africano. La muestra hace un recorrido por historias de niños y niñas que pese a las dificultades de su entorno consiguen salir adelante, luchando por sus sueños con esfuerzo y resiliencia. El pasado 5 de marzo, Aldekoa y Rodríguez inauguraron la exposición en La Lonja Medieval de Elche (Plaza de Baix 1), donde permanecerá hasta el 29 de marzo.

Al día siguiente, ambos profesionales participaron en el ciclo ‘Periodistas y el Mediterráneo’ organizado por Casa Mediterraneo y el grado de Periodismo de la UMH para transmitir a los futuros periodistas la importancia de informar sobre África desde el terreno, a pesar del pertinaz desinterés de los medios de comunicación occidentales, y hacerlo de una manera equilibrada, sin caer en estereotipos, ni paternalismos.

El periodista Xavier Aldekoa ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en África, cubriendo conflictos y temas sociales en más de 45 países africanos. Es autor de varios libros sobre el continente, corresponsal de La Vanguardia en África, realiza reportajes de televisión para diferentes medios como Telesur, TVE y 8tv y es cofundador de la Revista 5W y de la productora social Muzungu. Ha recibido diversos premios periodísticos por su trabajo.

Por su parte, el fotógrafo y realizador documental Alfons Rodríguez ha cubierto historias ocurridas en más de 100 países. Su obra, reconocida con diversos premios, ha sido publicada en medios como la revista National Geographic, Le Monde Diplomatique, Der Spiegel, El País, La Vanguardia, El Mundo y un largo etcétera de importantes cabeceras. También ha expuesto en países de todos los continentes, como Estados Unidos, Bosnia-Herzegovina, Marruecos, México, Italia o Senegal. Ha colaborado con UNICEF, ACNUR, Médicos Sin Fronteras, Acción contra el Hambre y Oxfam, entre otras organizaciones.

Alfons Rodríguez y Xavier Aldekoa nos hicieron un hueco en su ajetreada agenda para hablarnos del proyecto en común que les ha traído a Elche y de su amplia experiencia profesional en África, desde donde ellos informan «manchándose la botas».

¿Qué historias encierran las fotografías de los niños y las niñas que conforman vuestra exposición ‘Indestructibles’?

Alfons Rodríguez.- Son las historias de 11 niños y niñas de diez países diferentes, de franjas de edad que van desde una recién nacida, a cuyo parto asistimos, hasta una chica de 18 años, a quienes actualmente consideramos la nueva generación de africanos. Son historias reales, de superación, no de un África simplista, ni buenista, sino realista. Hemos querido transmitir historias de niños y niñas, chicos y chicas normales, con aspiraciones como las que pueden tener los de aquí. Ése es el contenido de las imágenes. Sus historias personales, de vida y su contexto familiar, geográfico, su hogar.

Xavier Aldekoa.- Una de las cosas que me gusta del proyecto con Alfons es que siempre hemos intentado, en todas las historias, no fijarnos en la herida, sino en esa capacidad de superación y resiliencia de las personas. Hay una historia que me gusta mucho, la de Hawa y Catherine, dos chicas de Gambia que han decidido intentar ser fotoperiodistas, pese a vivir en un contexto muy humilde. Y eso sirve como reflejo del avance de los movimientos feministas en África. Es verdad que aún queda mucho por hacer, aún hay demasiadas cosas que perjudican a la mujer, no sólo en África aunque especialmente en África, pero si nos fijamos en el contexto y en la evolución, es una escena positiva. Por eso, a mí ese esfuerzo de estas dos chicas por meter el pie en una profesión históricamente masculina en todo el mundo, pero de forma significativa en Gambia, me parece que tiene un valor y un simbolismo especial.

‘Indestructibles’ – Gambia: Ellas quieren ser la luz.

A pesar de los lentos avances en materia de igualdad, en las últimas décadas ¿qué logros han alcanzado las mujeres africanas?

Xavier Aldekoa.- Si vemos la evolución de la mujer en África, podemos decir que no se ha avanzado al ritmo suficiente, pero si nos fijamos por ejemplo en la ablación (la mutilación genital femenina), en el este de África se ha reducido un 75%, eso es muchísimo. Es verdad que una sola ablación es demasiado, pero la tendencia en sociedades que aún son patriarcales es que las mujeres sigan reivindicando sus derechos. Por ejemplo, en 1970 más o menos la mitad de las mujeres africanas no sabía ni leer ni escribir. Ahora ya sólo son un 20%. Es verdad que aún son demasiadas, pero el alfabetismo está avanzado más entre las mujeres que entre los hombres. Son algunos datos que permiten alegar que algo está cambiando en el continente.

Lo importante es que haya alguien que se atreva a abanderar ese intento de cambio. Cualquier derecho social en la historia de la humanidad no ha cambiado de la noche al día. Ha necesitado de mucha gente que luche, incluso que lo haga sabiendo que no lo va a conseguir; esas personas son las imprescindibles. Sin esas primeras mujeres que lucharon por conseguir el voto femenino hoy no habría sufragio universal.

En cualquier parte del mundo y momento de la historia, esas mujeres que dan un paso al frente abren camino y sirven de modelo a otras mujeres.

Xavier Aldekoa.- Exacto y uno de los mensajes que lanza la exposición es que esas mujeres ya están aquí, esas mujeres africanas que reivindican y luchan por sus derechos ya han empezado a cambiar el continente.

¿Qué países habéis recorrido para hacer esta exposición?

Alfons Rodríguez.- Desde Guinea Bissau a Gambia, Cabo Verde, República Democrática del Congo, Uganda, Mozambique, Madagascar, Chad… geográficamente abarca una buena parte de lo que es el continente. Es difícil hablar de África en general, lógicamente porque es inmenso, dentro de ese continente caben Estados Unidos, Asia y Europa, así que figúrate, pero lo que sí que hemos querido es transmitir historias normales que le pueden ocurrir a cualquier chaval o chavala de cualquier país del mundo para acercar su realidad y salir de esos estereotipos que continuamente los medios de comunicación insisten en vender. No siempre, pero generalmente sí.

Vuestro trabajo periodístico, además de mostrar las diversas caras de África, tanto lo bueno como lo malo, también incide en la denuncia social, como un reportaje de Xavier Aldekoa sobre las condiciones laborales infrahumanas en las minas de la República Democrática del Congo.

Alfons Rodríguez.- Efectivamente, ese componente suele estar en muchas de esas historias de las que hemos informado por separado, pero también en el proyecto ‘Indestructibles’, porque si te fijas, detrás de cada historia siempre hay un trasfondo más transversal, más general, de un problema que es mayor que la propia historia de ese chico o chica. Por ejemplo, el cambio climático, la igualdad de género, la educación… Al final lo que intentamos es también transmitir eso, acercar un poco sus realidades a través de grandes temas que asolan no sólo a esa persona, a esa región o a ese país donde vive, sino también a gran parte del continente.

Cuando se viaja a África, algo que llama la atención es la sonrisa y la alegría de los niños. ¿Qué destacaríais de ellos?

Alfons Rodríguez.- Destacaría, básicamente, que no se ríen o son felices por que se conformen, sino todo lo contrario, porque la situación que están viviendo o la falta de oportunidades la convierten en un reto y ese inconformismo es el que también intenta transmitir el proyecto. En las historias siempre hay un punto de reto y de superación: Una niña cuyo destino aparentemente es muy simple, como acabar siendo ama de casa, quiere convertirse en cantante; un niño que, a pesar de que tiene que trabajar en el huerto de su padre un montón de horas en lo alto de las montañas del Rwenzori lo que quiere es ser maestro… Ahí está la clave del proyecto, en ese reto que podemos tener nosotros aquí, en Estados Unidos o en Bélgica. La diferencia entre unos y otros tal vez estribe en la falta de oportunidades.

‘Indestructibles’ – Madagascar: Cuando el clima es un pupitre vacío.

Los responsables de los medios de comunicación no suelen ser proclives a informar de África más allá de las guerras, las hambrunas, las catástrofes naturales, las epidemias… en definitiva, de las noticias negativas. ¿A raíz de la grave crisis que sufrió el mundo en 2008 es más difícil todavía que el continente interese?

Alfons Rodríguez.- Siempre ha habido una especie de invisibilidad inducida por parte de los medios en todo lo que respecta a África. Tiene que ser algo que nos afecte de alguna forma, como mínimo indirecta y sobre todo directamente. Por ejemplo, el ébola era un tema poco requerido por los medios de aquí hasta que hubo un caso en España [la auxiliar de enfermería que se contagió al tratar a un misionero infectado] y lo que le ocurrió a Excalibur [el perro de la enfermera, que fue sacrificado como medida de prevención].

Cuando realmente toca de cerca, aunque sea de forma muy tangencial entonces es cuando se hace caso; en caso contrario, no, y esto es algo que se repite a lo largo de los años. La cuota africana en los medios de comunicación es muy justa, porque siempre hay algo que nos afecta de forma más próxima, un tema europeo, de política e incluso de deporte. Siempre hay algo que nos toca más de cerca y además es más vendible.

Por eso, los medios van haciendo caso a África de una forma muy mesurada, muy contenida, muy controlada. Estoy harto de oír, por parte de los medios de comunicación, frases como «este tema de África es muy interesante, pero es que este mes ya hemos dado un tema África». Es como si no se quisiera publicar algo que ha ocurrido en Bélgica porque ya se ha publicado algo relacionado con Italia.

Xavier Aldekoa.- Los medios de comunicación de pago han ido olvidando la importancia- ya que no apuestan tanto como antes- de esa información internacional desde el terreno. Las redes de corresponsales cada vez se reducen más y de forma creciente se hacen informaciones utilizando agencias desde la oficina o directamente se olvidan o se esquinan las noticias internacionales. Y nos miramos cada vez más el ombligo. No ocurre sólo en España, sino también en otros países. Así que creo que es importante la información internacional hecha desde el terreno y que el lector también la reclame y se interese por lo que está ocurriendo al otro lado.

‘Indestructibles’ – R.D. Congo: Messi tiene una kalashnikov oxidada.

¿Esta falta de interés puede deberse en parte al desconocimiento del continente, ausente en las escuelas?

Alfons Rodríguez.- Exacto, ése es otro de los objetivos del proyecto ‘Indestructibles’: acercar África, en la medida en la que nosotros hemos podido acercarla, a los más jóvenes de aquí. Por eso uno de los formatos de difusión del proyecto es precisamente ése: una exposición compacta, en otro formato distinto al que puede verse ahora en Elche, que pretende recorrer escuelas e institutos y llegar a los más jóvenes, con material didáctico e interactivo. El objetivo es crear lazos entre una generación, que es la próxima, de este lado y del lado africano.

Esta exposición se está produciendo, se encuentra en estado muy embrionario, y de momento se va a dirigir a todos los colegios e institutos de Barcelona provincia, pero la idea es que se extienda a otros lugares de España.

Con la irrupción de Internet y las Redes Sociales, ¿los africanos están ahora mejor informados de lo que acontece en el resto del mundo? 

Alfons Rodríguez.- Están mejor informados, eso es obvio, porque el acceso es mucho más fácil que antes, cuando el seguimiento por parte de la población era muy limitado. Pero aun así todavía queda mucho camino por recorrer. La prueba la tienes en toda la ola migratoria que está viniendo del África subsahariana hacia arriba.

Recuerdo, cubriendo este tema en Níger, que mucha gente joven que estaba esperando para saltar al desierto y quedar a merced de las mafias, lo seguía haciendo sobre todo por desconocimiento de lo que le podía llegar a pasar; y muchos incluso hablaban de un gran río, al que querían llegar para atravesarlo. Ese gran río es el Mediterráneo. Hay gente que sabe y hay gente que no. Pero las Redes Sociales son un medio muy delicado, también para nosotros, ofrecen una información que muchas veces hay que tomar con pinzas. ¡Pues imagínate cuando no dispones de los medios para averiguar si eso es real!

Xavier, has escrito un libro que lleva el mismo título que la exposición, ‘Indestructibles’. Háblanos sobre él.

Xavier Aldekoa.- Sí, es mi tercer libro. Este proyecto es transmedia, además de la muestra, reportajes en La Vanguardia, en National Geographic, en la Revista 5W, una exposición para escuelas, un fotolibro y un documental, incluye un libro de no ficción en el que no sólo aparecen historias ligadas a ‘Indestructibles’. Es un libro que va mucho más allá. Llevo 20 años recorriendo África como corresponsal y ahí agarro algunas de las historias del proyecto, pero añado bastantes más.

‘Indestructibles’ – R.D. Congo: Messi tiene una kalashnikov oxidada.

¿Este proyecto podría decirse que es una especie de canto a la esperanza?

Xavier Aldekoa.- Tanto el libro como el proyecto ‘Indestructibles’ ponen el acento en las personas, en los seres humanos y en cómo reaccionan ante lo que les ocurre. Pero no destaco especialmente que sea un canto a la esperanza en el sentido de ver sólo la parte positiva. Creo que históricamente ha sido un error ver a África sólo a través de la herida, de lo malo que le ocurre, como si eso definiera a las personas y, en este caso, al continente. Pero también creo que es un error fijarnos sólo en lo positivo. Creo que un trabajo más equilibrado y honesto consiste en fijarse en todas las cosas, en las negativas, en las positivas, pero también en las del día a día, en las tradiciones, en la cultura, en la economía, en pequeñas historias que nos pueden servir para definir las situaciones.

En tus reportajes prestas especial atención a las expresiones culturales. ¿Es otra forma de visibilizar una importante dimensión del continente?

Xavier Aldekoa.- La cultura africana es riquísima, antiquísima, y su historia, muy amplia. Parece que África empezara cuando llegaron los blancos, y no es así en absoluto. Imperios milenarios, como el songhai o el Malí, las iglesias talladas en la roca de Lalibela en Etiopía, que son una maravilla, la Gran Zimbabue.. son culturas que han estado ahí, con una riqueza enorme. Pero aparte de eso, la cultura forma parte del día a día de los africanos. La música, la expresión oral, los griots, que son una suerte de juglares que van transmitiendo historias, la pintura… forman parte de su vida cotidiana. Y para entender el continente creo que es imprescindible fijarse también en sus artistas.

Eres cofundador de la Revista 5W. ¿Cuál es la singularidad de esta publicación?

Xavier Aldekoa.- 5W es una revista que ahora va a cumplir cinco años, dedicada al periodismo internacional con un aroma de orfebrería. Creemos que el periodismo internacional es importante para entender el mundo, sobre todo en unos tiempos en los que el miedo parece que atenaza, así como la desconfianza hacia el otro e incluso el odio. Creemos que ir al sitio, mancharse la botas y contarlo, escuchar a los demás y entenderlos es más necesario que nunca.

Es una revista creada por personas a las que nos gusta mucho el oficio del periodismo internacional y vamos a los sitios a contarlo. Contamos también con una red de colaboradores muy extensa y subsistimos gracias a todos esos socios que deciden que ese periodismo y esa forma de ver el mundo vale la pena. Y de momento vamos adelante. Nos acaban de dar el Premio Rey de España de Periodismo, que es uno de los más prestigiosos de la profesión. Estamos muy contentos y ojalá más y más gente se sume al barco.

 

Compartir esta entrada:
admin‘Indestructibles’, Xavier Aldekoa y Alfons Rodríguez muestran la capacidad de superación y resiliencia de los jóvenes africanos