Revista Casa Mediterráneo

La cooperación entre sector público y privado, clave para la Ciberseguridad

en abril 22, 2018

Los tiempos actuales, marcados por el avance imparable de las nuevas tecnologías, están cuajados de peligros, no sólo para el ciudadano de a pie, sino también para las instituciones gubernamentales y las empresas, vulnerables ante los ciberataques provenientes de cualquier rincón del mundo, cuyos responsables se hacen invisibles bajo el manto del anonimato.

Un selecto grupo de especialistas en la materia, encabezados por el ex Ministro de Asuntos Exteriores y actual presidente de la Comisión Mixta Congreso-Senado de Seguridad Nacional, José Manuel García-Margallo, participó en un panel de expertos el pasado 20 de abril en Casa Mediterráneo para abordar este fenómeno y exponer las diversas formas de combatirlo de forma coordinada y eficaz.

«Nos hallamos ante un nuevo fenómeno, una cuarta revolución, un nuevo espacio que viene a sumarse a tierra, mar y aire, el ciberespacio, donde están en juego asuntos importantes» -señaló García-Margallo- como la seguridad nacional y jurídica, valores como la libertad de expresión, la protección de la intimidad, el honor, la defensa, la justicia… Ante estos grandes desafíos para preservar derechos y libertades conquistados a lo largo de los siglos en pro de la democracia, el liderazgo político debe disponer de una amplia visión general, anticipándose a los tiempos, añadió.

En este sentido, la Comisión Mixta Congreso-Senado de Seguridad Nacional (integrada por representantes de los partidos políticos con presencia en ambas cámaras) tiene la virtud de ser «extremadamente abierta» y de operar por «consentimiento recíproco», donde los expertos constituyen el cuarto pilar, de quienes «hemos de aprender», afirmó. En este sentido, García-Margallo hizo alusión a una cita del célebre filósofo español Séneca, que resume la esencia del camino a seguir: «No hay viento favorable para quien no sabe a dónde va».

Expertos participantes en la jornada ‘Ciberseguridad en el Mediterráneo’

La primera mesa de debate, titulada “Geopolítica y ciberseguridad”, contó con la participación del General Ángel Ballesteros, Director del Instituto Español de Estudios Estratégicos del Ministerio de Defensa; Manuel Desantes, catedrático de Derecho Internacional de la Universidad de Alicante; Julia Olmo, Embajadora en Misión Especial para Amenazas Híbridas y Ciberseguridad del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación; y Fernando Sánchez, director del Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad.

El General Ballesteros destacó que el ciberespacio se ha erigido en el quinto elemento, tras tierra, mar, aire y espacio. Mientras que antes la geopolítica proporcionaba mapas fijos y los movimientos precisaban cierto tiempo, en un mundo globalizado los cambios se producen en cuestión de pocas horas. El sueco Rudolf Kjellén, padre de la geopolítica, parte de la idea de que la fuerza del Estado se dirige hacia dentro para reforzar la seguridad y hacia fuera, mediante acuerdos, para hacer frente a las amenazas. Pero tras la Guerra Fría ha surgido un nuevo ámbito, el ciberespacio.

Según un gráfico sobre el mapa de los conflictos actuales en el mundo que confecciona el Centro Sistémico para la Paz, hoy en día no hay conflictos convencionales, entre Estados, sino conflictos denominados «asimétricos», del orden de 80. Un fenómeno que ha venido a recrudecerse tras las «mal llamadas» Primaveras Árabes, aumentando un 16% este tipo de conflictos. De hecho, en la actualidad, el 3’5% de los países del mundo cada año experimenta conflictos asimétricos.

También hay otro tipo de conflictos, los híbridos, una mezcla entre convencionales y asimétricos, donde surge un nuevo actor, el estatal, que actúa desde la sombra para contrarrestar su propia debilidad en el mundo, como es el caso de Rusia -afirmó el  General Ballesteros. De este modo, en los ciberataques están apareciendo actores estatales y no estatales que efectúan ataques masivos y amparados en el anonimato. Así, la seguridad se convierte en reactiva, en vez de proactiva, por la dificultad de adelantarnos a estos fenómenos; a pesar de ello, la resilencia es importante: «aguantar el ataque».

Como consecuencia de todo ello, la estrategia de seguridad nacional es impredecible. Y con el fin de coordinar las capacidades estatales y no estatales se perfila la Estrategia Nacional de Seguridad 2019, donde confluyen los espacios de seguridad comunes. Por su parte, la Unión Europea ha puesto en marcha una estrategia global en 2017 que se dirige a combatir un tipo de amenaza flexible, en la que los actores asimétricos colaboran entre sí, con una interconexión laxa entre los diferentes grupos. El choque, en este caso, a diferencia de la acción militar, es multidireccional y se concentra en la ionosfera.

En esta lucha, la comunicación es un elemento crucial, ya que el objetivo de los atacantes es influir en la toma de decisiones de los gobernantes a través de la opinión pública. Mientras que actualmente el líder mundial en el ámbito militar es Estados Unidos, en el ámbito ciber  «no estoy muy seguro de que haya grandes diferencias con el resto de países del mundo». En el mundo del ciberespacio, Rusia está muy avanzada y además tiene la voluntad de aplicar esas capacidades de que dispone. Como conclusión, el General Ballesteros aconsejó: no dormirse, reaccionar, ya que el tiempo está en nuestra contra y nos obliga a la cohesión y la coordinación de esfuerzos entre quienes compartimos riesgos y amenazas.

La jornada contó con la participación de los distintos miembros de la Comisión Mixta Congreso-Senado de Seguridad Nacional, entre ellos el diputado de Ciudadanos por Granada, Luis Salvador; la senadora de En Marea, Vanessa Angustia; el Senador por el Partido Popular, Ignacio Cosidó; y el diputado del PSOE por Alicante, Herick Campos. Durante la mesa redonda todos coincidieron en señalar que el uso de la tecnología conlleva riesgos tanto para los ciudadanos como para las empresas y también para los Estados. Por lo que la ciberseguridad es un ámbito que atañe a todos y de ahí la importancia de detectar las amenazas para poder prevenirlas con garantía.

Compartir esta entrada:
adminLa cooperación entre sector público y privado, clave para la Ciberseguridad