Revista Casa Mediterráneo

María Blasco: «Enlentecer el envejecimiento es la única manera de vivir más años en buenas condiciones de salud»

en enero 12, 2020

El pasado 20 de diciembre la eminente bióloga alicantina María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) desde 2011, pasó por el ciclo de Casa Mediterráneo “Mujeres y el Mediterráneo” para aportar su visión sobre el papel de la mujer en el mundo de la ciencia y dar a conocer los últimos avances contra el cáncer y las enfermedades asociadas al envejecimiento.

María Blasco es una de las mayores expertas mundiales en la investigación de terapias contra el cáncer y, en la actualidad, centra sus investigaciones en el mapa genético de los seres vivos, donde ha encontrado las claves del envejecimiento y sus enfermedades derivadas.

A lo largo de su carrera, Blasco ha publicado más de 260 artículos científicos en revistas nacionales e internacionales, y ha recibido numerosos premios en reconocimiento de su labor, como el Josef Steiner Cancer Research Award, el Swiss Bridge Award for Research in Cancer, el Köber European Science Award y el Premio Nacional en Biología “Santiago Ramón y Cajal”. Además, es doctora Honoris Causa por la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad de Alicante y la Universidad de Murcia.

María Blasco nos hizo un hueco en su apretada agenda para conocer su opinión sobre la importancia de la equidad de género en el ámbito científico -el CNIO creó a finales de 2012 la Oficina de la Mujer en Ciencia (Women in Science Office, WISE) para contribuir a alcanzar y asegurar la igualdad en este sector-, así como el curso de sus últimas investigaciones.

La presencia de la mujer en el ámbito científico es significativamente menor que la del hombre. ¿A qué cree que se debe este desequilibrio?

En las carreras biomédicas (biomedicina, medicina, farmacia, química, etc.), hay tantas o más mujeres que hombres que acaban la carrera y que hacen después una tesis doctoral. En el CNIO somos un 68% de mujeres. Es decir, la ciencia biomédica está hecha por mujeres. El problema es que, conforme vamos escalando en los niveles de la carrera investigadora, cada vez hay menos mujeres, se pierden por el camino.

En los niveles de dirección de la investigación, las mujeres no llegamos al 30% y en los niveles de dirección de centros de investigación esto baja hasta el 18%. Por lo tanto, en estas carreras el problema no está en la formación, sino en que las mujeres lo tienen mas difícil para llegar arriba. Esto es debido a una combinación de factores entre los cuales están los sesgos de evaluación negativos hacia las mujeres, la menor autoconfianza de las mujeres, el hecho de que las mujeres seguimos siendo las cuidadoras y no hay medidas de conciliación adecuadas, así como el hecho de que el poder aún está en manos de hombres y es más difícil que las mujeres accedamos.

María Blasco en Casa Mediterráneo – © Sonia Marco

La falta de vocaciones científicas en las niñas, ¿cree que podría dar un vuelco si se incentivara desde la escuela en edades tempranas?

Estudios recientes indican que a partir de los 6 años las niñas tienden a considerarse menos listas que los niños. Eso no es así antes, lo cual nos quiere decir que hay muchos inputs externos que hacen pensar a las niñas que son peores que los niños. Esto es algo gravísimo contra lo que tenemos que luchar, ya que puede derivar en un problema de autoconfianza de las niñas y a que no quieran llegar a lo más alto.

¿Cómo surgió su propia vocación científica?

Desde que era una niña me gustaba averiguar cómo funcionaban las cosas, me gustaba transformarlas. Era la típica niña que se pedía el juego de química y a la que no le interesaban para nada las muñecas. Pero no fue hasta mucho más tarde, el año antes de empezar la universidad, que vi claro que quería ser bióloga molecular. Fue gracias a una clase de orientación universitaria que me dio un profesor de la Universidad de Alicante por aquel entonces, Paco Rodríguez Valera. Si no hubiese sido por esa clase, me habría costado más tiempo saber cuál sería mi pasión.

La conciliación de la vida familiar y profesional, ¿es factible o resulta especialmente complicada en el ámbito de la investigación científica?

¡Por supuesto que es factible! Las organizaciones, las instituciones tienen la obligación que ponerse en marcha y evitar que el cuidado de menores o de personas mayores sea algo que pueda perjudicar preferencialmente las carreras de las mujeres, ya que nosotras somos las cuidadoras. Para ello es importante tener políticas de conciliación: En el CNIO tenemos varias de ellas, como una jornada continua y flexible que permita la conciliación a hombres y mujeres, no ponemos reuniones importantes ni seminarios más allá de las cuatro de la tarde, co-financiamos la guardería, hemos aprobado el teletrabajo… En las conferencias científicas y seminarios distinguidos financiados por el CNIO tenemos un 50% de mujeres ponentes. Contamos además con una Oficina de Mujer y Ciencia (WISE) desde 2012, que organiza seminarios de sensibilización de este tema todos los meses.

Según sus investigaciones en terapias contra el cáncer, ¿estamos más cerca de curar los tipos más agresivos de cáncer y de frenar la temida metástasis?

Cada día hay nuevos tratamientos contra el cáncer que se están probando en los pacientes y que se incorporan a los sistemas de sanidad públicos llegando a todos los afectados. Hoy en día, las opciones de controlar cualquier cáncer son mayores que hace cinco años y menores que dentro de cinco. Esto es sin duda gracias a la investigación. Son los investigadores quienes descubren nuevas dianas terapéuticas contra el cáncer que con los años se convierten en nuevos medicamentos y tratamientos. Por eso es tan importante la investigación.

En el CNIO en los últimos años hemos iniciado varias líneas de investigación en metástasis, que sigue siendo la principal causa de muerte por cáncer, y contra la cual aún no hay tratamientos efectivos. El motivo es simple, la metástasis se ha estudiado poco, ¡por eso es tan importante estudiar este proceso a nivel molecular!

En sus investigaciones centradas en el mapa genético de los seres vivos han encontrado las claves del envejecimiento y sus enfermedades derivadas. ¿Cómo se puede retrasar el envejecimiento y evitar, en la medida de lo posible, sus enfermedades asociadas?

Gracias a que en los últimos 20 años los investigadores hemos estudiado a nivel molecular el por qué envejecemos, hemos podido descubrir cuáles son las causas de que nuestros órganos y tejidos pierdan la capacidad de regenerarse y de funcionar correctamente y que aparezcan la enfermedad y la muerte. Aún no lo conocemos todo, pero sí que hemos empezado a desvelar qué es lo que causa el envejecimiento. Esto nos ha llevado a darnos cuenta de que lo mismo que causa el envejecimiento es lo que causa la mayor parte de las enfermedades que nos matan.

En mi grupo, por ejemplo, hemos conseguido hacer que ratones envejezcan más tarde, o dicho de otro modo, que sean jóvenes durante más tiempo, con ello no sólo hemos conseguido que vivan más, sino que se retrasen todas las enfermedades del envejecimiento. Por lo tanto, enlentecer el envejecimiento es la única manera de vivir más años en buenas condiciones de salud.

En cuanto al cáncer, ¿qué peso tienen la herencia genética y los hábitos de vida? ¿Qué podemos hacer, que esté en nuestras manos, para tratar de sortear esta enfermedad?

En estudios de gemelos univitelinos, que son genéticamente idénticos, los genes son un 20% de la longevidad y de la enfermedad. Esto quiere decir que podemos hacer mucho con nuestros hábitos de vida para retrasar las enfermedades.

En la actualidad, ¿hay más casos de cáncer que en el pasado? En caso afirmativo, ¿a qué se debe esta mayor incidencia?

Actualmente el cáncer se detecta antes y esto hace que haya más casos. Tambien es posible que hábitos de vida relacionados con la alimentación, el tabaquismo y la contaminación puedan tener un efecto.

¿Cuáles son los nuevos horizontes en la investigación contra el cáncer?

Investigación, investigación y más investigación. Cuanto más investigamos más talones del cáncer descubrimos que tienen el potencial de convertirse en nuevos medicamentos.

Más información, en la web del CNIO

Compartir esta entrada:
adminMaría Blasco: «Enlentecer el envejecimiento es la única manera de vivir más años en buenas condiciones de salud»