Revista Casa Mediterráneo

Casa Mediterráneo aborda los retos del movimiento feminista a través de tres generaciones de mujeres

en febrero 12, 2024

“Tres generaciones de feministas (franquismo, transición, democracia)” es el título del coloquio que acogerá Casa Mediterráneo el próximo 13 de febrero a las 19:00 h. El encuentro, organizado por la editorial La Moderna, reunirá a tres destacadas escritoras, Amelia Valcárcel (online), Laura Freixas e Irene Otero (ambas en formato presencial), que repasarán los retos y las oportunidades del movimiento feminista hoy. El acto podrá seguirse en directo de forma telemática.

Durante el evento, que estará moderado por María Angustias Bertoméu, las ponentes también hablarán de uno de sus respectivos libros, publicados por la editorial La Moderna. Se trata de ‘Rebeldes’, de la filósofa Amelia Valcárcel, ‘Adolescencia en Barcelona’, de la crítica literaria y articulista Laura Freixas, y ‘Los augurios’, de la publicista Irene Otero.

Mientras las dos primeras obras son autobiografías que dan cuenta de la infancia y la juventud de sus autoras durante el desarrollismo franquista y la Transición, respectivamente, la tercera es una novela de ficción que aborda el tema de la violencia de género en clave de presente. Tres generaciones de escritoras y tres momentos de la Historia de España que sirven como pretexto para vislumbrar las perspectivas del movimiento feminista hoy.

 Sinopsis 

Amelia Valcárcel, ‘Rebeldes’

Dice la autora de este libro que no le resulta difícil imaginarse la vida en una teocracia fundamentalista. En uno de esos países donde, tras ganarle la guerra a la democracia, una dictadura militar ha dejado la imagen del mundo en manos de fanáticos, donde las mujeres están subordinadas legalmente al padre o al marido y se aterroriza a las niñas con la condenación eterna. Habrá quien crea que El cuento de la criada transcurre en un futuro distópico. Pero algo muy parecido ya sucedió en la España de Franco en la que se educó Amelia Valcárcel.

Solo tras el terremoto que supuso mayo del 68, al final de aquel túnel que parecía interminable, donde incluso el cine apenas funcionaba como una breve evasión controlada y censurada, la luz del feminismo irrumpió como lo que es, una teoría de la justicia. Pero no era un feminismo de lecturas, sino de vivencias. Primero fueron la rabia y el coraje, la formación llegó después. Con todo en contra, varias generaciones de mujeres empezaron a basar sus proyectos vitales en el saber, pero ya no en aquel que debía servirles exclusivamente para dar conversación a sus maridos, sino en la carrera universitaria, herederas de Concepción Arenal.

Solo que no sabían que fueran herederas de nadie. Tras la guerra civil, el país había sufrido «la ablación de la memoria histórica». Los vencedores habían borrado y abrasado el recuerdo de cualquier referente progresista (y feminista, claro) y el futuro pasaba por reconstruir un pasado en ruinas.

Laura Freixas, ‘Adolescencia en Barcelona’

«Como muchos catalanes, yo crecí entre dos lenguas; como muchos españoles de mi generación, entre dos modos de vida: la ciudad y el campo, aunque éste fuera ya sólo una sombra, un recuerdo, un fantasma hermoso y triste; yo además crecí entre dos clases sociales: burguesía catalana e inmigrantes castellanos, y crecí, como todo el mundo, entre personas de dos sexos. Todo, en fin, a mi alrededor era doble, contrastado, conflictivo».

En aquella España gris y censurada, ellos dirigían fábricas, hacían viajes de negocios y hablaban de música o economía, mientras ellas planchaban, hacían la compra o perseguían niños por el pasillo con una cuchara en la mano. Una realidad en la que, a menudo, la lectura se convertía en el único refugio (solo en ella podían vivirse otros mundos posibles). Una adolescencia y un texto, este libro, marcados por el choque entre lo vivido y lo leído, con ecos de La Regenta, pero también de la mejor autoficción francesa.

Con afilada ironía, Laura Freixas se erige en testigo de la Historia y narra la llegada de la mujer a la universidad tardofranquista, la eterna y universal dificultad de encajar en el molde, la euforia juvenil de la revolución que se esfumó con la Transición, los cantos de sirena de la revolución sexual. Todo ello alumbrado por la mirada y la firme vocación de quien «quería ser libro» o, en su defecto, escritora.

Publicada por primera vez en 2007 y reeditada ahora en versión revisada con un prólogo especial para la ocasión, de esta autobiografía se desprende una voz que, cuando habla de sí misma, habla, también, de nosotras. De todos nosotros. Uno de los libros más personales de Laura Freixas. Lo personal es político, proclamó el feminismo de los 70. Porque lo que somos y cómo hemos llegado a serlo es política.

Irene Otero, ‘Los augurios’

Una joven llega a una isla huyendo de su pasado. Allí conocerá a su salvador, Elías, el hombre de ojos de búho que busca financiación para terminar su primera película. Pero, entonces, las señales: la sal derramada, el gato muerto, el mal de ojo… Y lo que parecía realismo sucio terminará transformado en un relato de terror psicológico, donde un viejo piso, frío y húmedo, ubicado frente a una fábrica abandonada a las afueras de la ciudad, constituirá el decorado perfecto de una historia que bien podría haber salido de la mente del director de Psicosis.

El estilo de Irene Otero, sobrio, contenido, hecho de frases cortas y precisas, va tejiendo, sin embargo, un suspense sutil, una angustia creciente que nos adentra en eso que Étienne de La Boétie llamó “servidumbre voluntaria” y que, de acuerdo con Laura Freixas, el feminismo debería explorar más.  “Quizás el secreto de esta novela esté justamente en esa tensión entre el “no pasa nada” y el “sí pasa”, entre la certeza psicológica del miedo y la falta de herramientas para reconocerlo y de palabras para expresarlo”.

Porque eso va también de cuidados, de responsabilidad emocional, de máscaras familiares, de la relación entre la vida y la obra del creador, de crueldad disfrazada de juego o, lo que es peor, de arte. Como usted como un pajarito.

Compartir esta entrada:
mariagialma@gmail.comCasa Mediterráneo aborda los retos del movimiento feminista a través de tres generaciones de mujeres