Revista Casa Mediterráneo

El pintor Chimo Pérez muestra sus impresiones de Tel Aviv en la Lonja del Pescado de Alicante

en marzo 4, 2020

‘Impresiones de Tel Aviv’ es el titulo de la exposición de pintura realizada por el artista alicantino Chimo Pérez tras recorrer durante dos semanas la cosmopolita ciudad israelí y charlar con sus gentes, donde quedó sorprendido por su vitalidad, amabilidad, modernidad y fuertes contrastes. Estas sensaciones las ha plasmado en una docena de cuadros (de 1 m. x 75 cm.), entre retratos y paisajes, realizados con la técnica mixta de acuarela aguada con charcoal líquido.

La exposición fue inaugurada el jueves 5 de marzo en la sala municipal de exposiciones de la Lonja del Pescado por el director general de Casa Mediterráneo, Javier Hergueta, y el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, Antonio Manresa, con la presencia del propio autor. La instalación, de entrada libre, estará abierta al público hasta el 30 de marzo.

‘Impresiones de Tel Aviv’ se encuadra en los objetivos de Casa Mediterráneo dirigidos a fomentar el conocimiento mutuo entre España y los países de la cuenca mediterránea. Con el fin de conocer los entresijos de esta exposición y la trayectoria profesional de Chimo Pérez, mantuvimos una entrevista con el autor mientras trabajaba en su estudio ultimando un encargo con destino a Roma.

¿Cuál es el origen de esta exposición?

Surge por mediación de Casa Mediterráneo, que tiene como objetivo aunar lazos entre distintas ciudades del Mediterráneo y España. El propósito de esta iniciativa es enviar a artistas, ya sean pintores o fotógrafos, para que adquieran una visión estética, cultural e incluso personal de esa ciudad y luego lo plasmen, en este caso, en un lienzo.

Uno de los cuadros de la exposición sobre Tel Aviv, obra de Chimo Pérez

¿Qué fue lo que más le sorprendió de Tel Aviv?

Lo que más me sorprendió fue vitalidad de la ciudad. También, lo amable que era la gente y las ganas de compartir su alegría. Es una ciudad con mucho movimiento. En otros sitios he pintado escenas costumbristas o cotidianas y la gente no es muy receptiva. Sin embargo, aquí enseguida te abrían su imagen. Me sorprendió muchísimo esta actitud.

¿Apreció contrastes entre modernidad y tradición?

Sí, sobre todo en los barrios. Hay zonas en las que ves unas diferencias enormes. Por ejemplo, si un sabbat te equivocas, te vas por un barrio ortodoxo y te ven conduciendo puedes hasta llegar a tener problemas. Pero en general la gente es fantástica.

¿Cómo es su forma de trabajar?

El trabajo de campo que yo hago consiste, en primer lugar, en tratar a la gente, porque soy incapaz de pintar un retrato -que para mí es una biografía de la persona- sin conocerla, conocer su entorno o su disposición. Después, lo plasmo en el lienzo. No se trata de copiar una foto, sino de expresar sus sentimientos. Las fotografías que tomo suponen tan sólo un soporte, no las copio exactamente. De un bloque de fotos voy haciendo una composición, recuerdo la imagen y la actitud de la persona.

Dos visitantes contemplan uno de los retratos de la exposición ‘Impresiones de Tel Aviv’ – © María Gilabert / Revista Casa Mediterráneo

¿Cuántos cuadros forman parte de la exposición?

Una docena de cuadros, repartidos entre retratos y paisajes urbanos, que constituyen mi repertorio principal.

Uno de los cuadros de la exposición, obra de Chimo Pérez.

En sus retratos no omite las huellas que deja el paso del tiempo. ¿Cómo definiría la belleza?

La realidad es hermosa, es una cincelada del tiempo en la persona, que la ha hecho madurar y le ha conferido un carácter único. Eso lo intento transportar en el retrato, tanto de un niño con su mirada o su sonrisa limpia, como de una persona mayor que tiene todas esas vivencias cargadas en el rostro.

¿Qué técnica ha utilizado en las obras de esta exposición?

Técnica mixta: acuarela aguada con charcoal líquido. El charcoal líquido es una técnica que no admite corrección, que es lo que más me valoran los críticos de arte, porque donde pones la pincelada ya no hay marcha atrás.

¿Si no sale bien, hay que empezar de cero el cuadro?

Exacto y cada soporte vale un dineral, porque utilizo hojas de algodón que me traen de Francia. Pero, claro, luego el resultado es fantástico, la calidad es suprema porque te da una cantidad de matices y de contornos, así como una riqueza cromática incluso en lo monocromáticos, que resulta abismal.

¿Cómo fueron sus inicios en la pintura?

Soy autodidacta. Desde muy niño dibujaba. Incluso con siete años me publicaban aventuras e historietas en ‘Jaimito’ y el Diario Información. Estudié Derecho y luego pasé catorce años de búsqueda espiritual por el mundo. A la vuelta no sabía dónde meterme aunque siempre me había apasionado la pintura, entonces por medicación de un crítico de arte muy conocido, Wilfredo Rincón, director del Patrimonio Artístico Nacional y delegado del CSIC, la persona del mundo que más sabe de Goya y de Pradilla, vio mi trabajo y me dijo: “Mira Chimo, déjalo todo y dedícate a la pintura, que puedes llegar a ser un gran pintor”.

Le pregunté si sería conveniente que estudiara Bellas Artes y me respondió que ni se me ocurriese, que mi pintura tenía una frescura y una personalidad que no debería ser manipulada. Y desde entonces no te imaginas lo bien que me ha ido. Llevaré unos doce años pintando de manera profesional y me va francamente bien. Con los encargos que tengo, estoy dando un año de lista de espera. La verdad es que tengo mucha suerte, le doy muchas gracias a Dios.

Chimo Pérez pintando uno de sus más famosos paisajes urbanos de Alicante.

La suerte también se busca.

Bueno ya, pero hay también mucha carambola. Muchos pintores lo están pasándolo regular y me siento afortunado porque no paran de hacerme encargos. Yo, sobre todo pinto en gran formato. Ahora mismo acabo de terminar un caballo cartujano de 3 metros, que he hecho a tamaño natural. Precisamente, un arquitecto mallorquín reconocido con varios premios de cinematografía que se dedica a hacer documentales sobre pintura ha realizado un documental sobre el proceso de elaboración del cuadro.

Se trata de un biopic que muestra la evolución de un cuadro desde que se empieza hasta que se termina. Y ha sido una experiencia preciosa, no sólo por que trate de humanizar al pintor, mostrando la dificultad de enfrentarse a un lienzo en blanco y todos los problemas técnicos de luz, de armonía del color, de crear una atmósfera en el cuadro, sino sobre todo por las conversaciones profundas que hemos mantenido sobre la belleza, el por qué de la búsqueda de la estética en la pintura y cómo al final ésta se convierte en un legado para la humanidad. Conversaciones my sintomáticas de lo que realmente se quiere expresar con el arte.

¿Qué trata de transmitir con sus obras? 

Realmente, haces una creación, plasmas en tres planos lo que ves con vida. Es una cosa curiosa. Con un retrato u otro tipo de cuadro intentas mostrar tu visión interior y dejarlo para siempre en ese formato. Te trasciende porque dejas un legado.

¿Le cuesta desprenderse de algunos de sus cuadros?

¿Y tú, qué piensas?’, obra finalista del Premio de Pintura BMW 2014

Me da pena desprenderme de todos. Son como hijos a los que he visto nacer. Muchas veces pienso: ¿Dónde estará este cuadro mío? Tengo obras en Dubai, Doha, París, Londres… en muchos sitios. Es divertido, pero cuando se lo queda un amigo o alguien a quien conozco me alegra más porque creo que ese cuadro estará cuidado, mimado y valorado.

¿Ha sido reconocido con algún premio?

Con el cuadro ‘¿Y tú, qué piensas?’ fui finalista del Premio de Pintura BMW 2014. Es un retrato de un personaje muy conocido en Alicante, afectado de esquizofrenia, que suele deambular por la ciudad y ponerse en la puerta de la Iglesia Nuestra Señora de Gracia.

Más información sobre el pintor, en la web chimoperez.com

 

 

 

Inauguración de la exposición de pintura 'Impresiones de Tel Aviv', de Chimo Pérez
Fecha: Jueves 5 de marzo de 2020.
Hora: 20:00 h.
Intervienen: Javier Hergueta, director general de Casa Mediterráneo; Antonio Manresa, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante; y el pintor Chimo Pérez.
Lugar: Sala municipal de exposiciones de la Lonja del Pescado de Alicante (Paseo Almirante Julio Guillén Tato, s/n).
La exposición podrá visitarse hasta el próximo 30 de marzo de 2020. Entrada libre.
Compartir esta entrada:
adminEl pintor Chimo Pérez muestra sus impresiones de Tel Aviv en la Lonja del Pescado de Alicante