Revista Casa Mediterráneo

Cristina Maciá: “‘Feas’ habla de las mujeres que están en la periferia y no se ajustan al modelo de mujer perfecta”

on novembre 6, 2020

Un año más, Casa Mediterráneo colabora con la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos que en su XXVIII edición trae a la sede de la institución diplomática el estreno absoluto del espectáculo Feas de Maracaibo Teatro, dirigido por la dramaturga Cristina Maciá. La obra se representará el viernes 6 de noviembre a las 19 horas. Las entradas, libres con invitación, ya están agotadas. Feas se marca como desafío reivindicar y celebrar las feminidades disidentes, todo lo que el sistema estigmatiza porque no encaja en los cánones que marca el patriarcado. El espectáculo es un canto a la heterodoxia, lleno de humor, que rescata a las mujeres invisibles, las alejadas de la imagen de “mujer perfecta”, y deja que sus silenciados cuerpos hablen.

De forma previa a la representación teatral, mantuvimos una entrevista con su directora, la ilicitana Cristina Maciá. Con formación en danza clásica, contemporánea, pantomima, dramaturgia, dirección, narración oral escénica e interpretación teatral, entre 1981 y 1996 Maciá formó parte de la compañía teatral La Carátula, donde desarrolló labores de interpretación, dramaturgia y dirección, creando varios espectáculos de su autoría. Con Aerolitos recibió el Premio Le Coup de Pouce al mejor espectáculo, en el Festival Off de Aviñón.

Durante estos años impartió talleres de interpretación, danza teatral, narración oral escénica… En 1996 fundó la compañía Maracaibo Teatro y desde entonces sigue creando, produciendo, dirigiendo e interpretando espectáculos teatrales para sala y calle. Con la compañía ha actuado en festivales y eventos por todo el territorio español y en otros países, como Francia, Italia, Marruecos, Portugal, China, Rumanía, Venezuela, Colombia, México o Chipre. En 2008 creó la compañía Algo contigo y en 2013, Aerolito Teatro.
 Sigue colaborando con La Carátula como actriz en varios de sus montajes, así como en la organización del Festival Internacional de la Oralidad. Desde 1989 combina su labor teatral con la narración oral, participando con sus cuentos y talleres en prestigiosos festivales nacionales e internacionales.

Feas se propone el desafío de reivindicar y celebrar las feminidades disidentes. ¿Qué son las feminidades disidentes y cómo las defiende la obra? 

Son todas las que se quedan en los márgenes, en la periferia de la feminidad oficial. Se habla un poco en general de toda la presión social que la sociedad ejerce sobre los cuerpos de las mujeres, además de sobre sus vidas. Y se trataba de reflexionar a partir de esta idea porque esa presión de la que hablamos a veces está envuelta de purpurina, pero por dentro tiene un contenido, en ocasiones fuerte, de violencia. Eso suena a borrado de los cuerpos, a eliminar las cosas que supuestamente están mal.

Cristina Maciá

¿A qué tipos de mujeres retrata la obra? ¿Quiénes se pueden sentir identificadas?

Pienso que, si no todas, casi todas, porque se habla de las que no encajamos del todo, las que estamos en la periferia y de alguna manera no nos ajustamos al modelo de “mujer perfecta”. Nos toca a todas, de alguna u otra manera, no ya sólo físicamente, sino en tu posición en el mundo, en tu forma de manejarte en el día a día. Creo que si pretendemos ser tan perfectas como la imagen a la que nos hacen aspirar, ninguna llegaríamos. Pretenderlo generaría además una sensación de profunda decepción continua y la vida es otra cosa.

Aveces se relaciona demasiado con un estado de felicidad el hecho de estar de una forma determinada físicamente y luego te vas dando cuenta de que no tiene nada que ver.

¿Esta presión social sobre los cuerpos se ejerce más sobre las mujeres que sobre los hombres?

Sí, yo creo que así es y de eso un poco hablamos, porque hay una presión social en general, pero sobre las mujeres, como en otros muchos asuntos, cae como una losa especialmente. Se trata la idea de no encajar nunca, porque ni siquiera las más estupendas y las más maravillosas encajan. Existe la necesidad de crear mujeres insatisfechas, siempre lo hacemos mal, o estás demasiado gorda o demasiado flaca, tienes demasiado culo o poco… una serie de mensajes contradictorios que hacen gente descontenta. Realmente nos venden eso y nos damos cuenta cuando maduramos un poco, y es una lástima no haberlo sabido antes porque a veces se relaciona demasiado con un estado de felicidad el hecho de estar de una forma determinada físicamente y luego te vas dando cuenta de que no tiene nada que ver, que eso va por otro lado y realmente se vincula a la satisfacción de habitar tu cuerpo con amor y alegría e incluso de celebrarlo. Partimos de ahí, pero también tocamos otras cuestiones, que empiezan con el físico pero tienen luego su connotación moral, social e incluso política.

La obra pretende contribuir a derribar los cimientos patriarcales de la sociedad. ¿Qué elementos patriarcales salen a relucir en el espectáculo?

La función evidentemente es espectáculo, teatro, danza…, pero también tiene una parte de apuesta militante feminista y social y a través de esas reflexiones intentamos que las personas que vienen a vernos se planteen cosas y piensen sobre ellas. Concretamente sobre lo que me preguntas, sí consideramos que en general la sociedad patriarcal ejerce una presión muy fuerte sobre las mujeres y sobre los cuerpos y tratamos de remover y derribar todo eso. Se habla de temas concretos, se reflexiona sobre el concepto de belleza, lo que para la sociedad oficial es bello, hermoso o bonito y lo que no lo es, que a veces es bastante absurdo cuando lo piensas un poco, simplemente acudiendo al diccionario. Y a partir de ahí, se van desgranando temas que tienen que ver con esto y específicamente con las mujeres.

La obra también habla sobre hombres que buscan nuevos modelos de masculinidad. ¿De qué modelos se trata?

Es un concepto que se manera ahora bastante en los nuevos postulados feministas y se trata de que los hombres no nos tomen como enemigas, nosotras no los consideramos así, sino que nos gustaría que estuvieran de nuestro lado y fueran un poco cómplices en esta liberación. Y creemos que también ellos se sentirían de alguna manera liberados, aunque en este caso la sociedad patriarcal los coloque como privilegiados, en el fondo es una tiranía. Todos saldríamos ganando. Acerca de estos conceptos de las nuevas masculinidades sobre los que se está hablando mucho, tratamos de desmontar los clichés oficiales para que ellos se liberen un poco de esa tiranía y puedan disfrutar de otra manera. Creo que hay demasiados clichés sobre cómo deben ser los hombres, cómo deben de ser las mujeres, cómo nos tenemos que comportar unos y otros.

La obra aborda temas serios desde el sentido del humor. ¿Es una forma de llegar más fácilmente a la gente?

Sí, realmente los géneros teatrales desde los orígenes de la dramaturgia han podido abordar temas diferentes desde un prisma u otro. Nosotros hemos apostado más directamente por lo cómico y pienso que se puede tratar con “seriedad” de una forma divertida cualquier cosa. De hecho, el humor si tiene alguna característica importante es que acerca y entonces puedes tratar los temas más complejos y más delicados de una forma muy directa, con la que el público conecta. A veces, incluso puedes decir cosas más terribles y la gente está dispuesta a escucharlas mejor si se tratan desde la comedia. Es complicado porque en ocasiones son temas muy puntiagudos y con muchas aristas, y es difícil buscar el equilibrio, pero ahí está también lo bonito y lo creativo. Creo que la gente se va a divertir, reflexionando.

Maracaibo Teatro realiza espectáculos visuales, poéticos y festivos, donde el hecho teatral y el público sean los protagonistas. ¿Con este tipo de montajes se logra conectar mejor con los espectadores?

Sí, en la compañía Maracaibo Teatro ya desde sus inicios apostamos por la fusión de diferentes disciplinas escénicas porque tanto mi socio como yo veníamos de mundos teatrales diferentes, yo del teatro, la danza…, él del teatro de calle, artes plásticas con relación al teatro y desde esa fusión empezó la trayectoria de la compañía. Creo que ha sido por la tónica de todos estos años el mestizaje de lenguajes escénicos distintos y eso nos ha hecho ir hacia un lenguaje propio que tiene mucho que ver con el teatro físico. El espectáculo Feas está planteado para hacerlo en la calle, pero es muy adaptable y en la situación sanitaria en la que estamos entendemos que es muy complicado programar en ciertas ubicaciones. Entre las distintas disciplinas que abordamos se encuentra la música, llevamos a una cantante, una rapera que nos acompaña en el espectáculo en directo y es parte de la banda sonora.

La obra está disponible en varios idiomas y cuenta con intérprete de lengua de signos para personas sordas. 

Nos podemos adaptar, en la compañía hemos apostado desde hace muchos años por la internacionalización, salimos mucho a trabajar al extranjero y este tipo de espectáculos de calle donde hay texto, pero la fisicidad es más protagonista, lo podemos traducir para representarlo en otros sitios. Ahora con la pandemia no podemos realizar la obra para un público mayoritario, sólo en aforos muy restringidos, pero la idea es que en un futuro no muy lejano podamos llegar a aforos más grandes. Nosotros cuando hacemos este tipo de espectáculos trabajamos mucho la implicación con asociaciones y gente que tiene que ver con los temas más sociales que tratamos. Cuando vamos a actuar solemos invitar a asociaciones de mujeres, feministas, y en este caso también queríamos dirigirnos a personas sordas. Pero como decía, en estos momentos al estar restringidos los aforos no podemos invitar específicamente a las asociaciones.

Share this post:
mariagialma@gmail.comCristina Maciá: “‘Feas’ habla de las mujeres que están en la periferia y no se ajustan al modelo de mujer perfecta”