Revista Casa Mediterráneo

Luis Moreno García-Cano: “La diversificación de las cadenas de suministro puede apoyar nuestra posición con los países mediterráneos como punta de lanza de la estrategia de reforzamiento industrial y comercial con la ribera sur”

en febrero 8, 2021

En el actual contexto internacional, la reactivación económica y la creación de empleo constituyen objetivos prioritarios para nuestro país y la diplomacia económica se presenta como un instrumento fundamental de la acción exterior española frente a estos desafíos. Ahora más que nunca se hace necesario potenciar la imagen país, ayudar a la internacionalización de las empresas españolas y generar confianza para atraer inversión extranjera. 

Con el fin de ahondar en el papel de la diplomacia económica española en la región del Mare Nostrum, Casa Mediterráneo contará con Luis Óscar Moreno García-Cano, director general de Diplomacia Económica del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAEUEC) el lunes 8 de febrero a las 19 h. La charla, moderada por Beatriz Beeckmans, podrá seguirse en formato online en la web de la institución diplomática.

En los últimos años, la diplomacia económica ha adquirido un papel destacado en la acción exterior española. ¿En qué consiste exactamente?

Efectivamente, la diplomacia económica en realidad es la defensa de nuestros intereses económicos y empresariales en el exterior. Como sabemos, en los últimos años la economía española ha experimentado una creciente internacionalización. Las exportaciones de bienes y servicios suponen alrededor de un 35% del PIB, lo que representa más de un tercio del mismo. Esto hace que la relevancia del sector exterior para nuestra recuperación, nuestro crecimiento y nuestro empleo cualificado sea absolutamente capital. Es por ello que tenemos que hacer un esfuerzo para que toda nuestra acción exterior contribuya a que este sector siga siendo motor de crecimiento y de creación de empleo.

Las empresas españolas hacen grandes esfuerzos en la internacionalización de sectores tan importantes para la transición climática como pueden ser las energías renovables.

¿Cómo contribuye la diplomacia económica a potenciar la imagen país de España?

La diplomacia económica tiene como objetivo, no exclusivo, pero sí fundamental, poner en valor y apoyar a la empresa española en el exterior. Es por ello que nosotros también ponemos empeño en la difusión de determinados documentos sobre los grandes esfuerzos que hacen las empresas españolas en la internacionalización de sectores tan importantes para la transición climática como pueden ser las energías renovables y más siendo pioneros en sectores como el hidrógeno verde. Pero además siendo precursores, por ejemplo desde el punto de vista financiero, en el desarrollo de bonos verdes. Nuestras empresas financieras son también pioneras en el apoyo de esta transición climática a través de las misiones financieras de bonos verdes que están llevando a cabo.

Con lo cual, creo que la contribución desde un punto de vista multisectorial es importante, no sólo para los intereses económicos, sino también para otros tan relevantes como la transición ecológica. Nosotros, con ello me refiero a toda la red de embajadas, tenemos como función fundamental dar a conocer los logros de las empresas españolas en estos ámbitos. De hecho, puedo comentarte que estamos finalizando un documento sobre las empresas y la sostenibilidad, donde pondremos en valor, precisamente, la acción internacional de nuestras compañías en distintos sectores que apoyan esta transición climática.

¿Qué entidades de la Red Exterior de España están implicadas en las acciones de la diplomacia económica?

Te puedo comentar desde mi experiencia como jefe de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Rabat que al final es un trabajo conjunto. El Embajador y el Consejero Económico y Comercial tienen que ir de la mano para apoyar a la empresa, tanto cuando tiene problemas o contenciosos en el exterior, como cuando necesita obtener contratos. Con lo cual, es un trabajo combinado de muchas entidades, pero también de otras como pueden ser las oficinas técnicas de cooperación, las de Turespaña… es decir, debe ser una acción exterior del conjunto del Estado, de toda la Administración pública en el mismo sentido, que es el del apoyo a la empresa y en particular a nuestras pymes. Ahí no quiero olvidar el papel absolutamente fundamental de la Secretaría de Estado de Comercio y sus instrumentos de promoción exterior como son el ICEX, la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE), la Compañía Española de Financiación al Desarrollo (COFIDES) o de financiación internacional como es el Fondo para la Internacionalización de la Empresa Española. Por lo tanto, tenemos que trabajar de una manera coordinada y conjunta para contribuir a que el sector exterior siga siendo un motor de crecimiento y de empleo cualificado en nuestra economía.

¿Qué países mediterráneos son los que mantienen mayores relaciones comerciales con España?

No es porque venga de Marruecos, pero éste es uno de los principales socios de España. Marruecos es hoy en día el segundo destino de nuestras exportaciones fuera de la Unión Europea. España es el primer socio comercial de Marruecos, el primer proveedor y cliente, con un conjunto de importaciones y exportaciones que superan los 14.000 millones de euros, un volumen muy importante, con una integración industrial y una misma cadena de valor. Por poner un ejemplo, los vehículos que exporta Marruecos pueden llevar cajas de cambio de Sevilla, motores de Valladolid… y esta integración hace que la relación económica, comercial e industrial sea muy importante. Pero queremos que esta interrelación, esta interdependencia económica se extienda también a otros países de la ribera sur.

En Argelia, por ejemplo, hay empresas españolas muy importantes haciendo contratos, con relaciones en el sector energético pero también en el sector industrial. Volkswagen, con Seat como punta de lanza, tiene en Argelia una planta de ensamblaje. Y también confiamos en que Túnez, que tiene determinados clústers en el ámbito de la automoción, pueda ser un polo para reforzar esta frontera de producción en el sur. Confiamos en que pueda dársele un impulso de producción, como se le dio a la frontera este en los años 90 y 2000. Esperemos que esta década sea la del impulso de esta frontera de producción sur y España, una punta de lanza para el apoyo a esta nueva área. Confiamos en que en este contexto de redefinición de las cadenas globales de valor en el que nos estamos moviendo, la demanda de una mayor proximidad de las mismas, de una menor huella de carbono y de una mayor flexibilidad de suministro puedan converger hacia su refuerzo con la frontera de producción.

La Ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, manifestó ante el Consejo de Embajadores Árabes celebrado en marzo de 2020 en Madrid que la diplomacia económica era uno de los ejes de su departamento y que el futuro del Mediterráneo, particularmente de su orilla sur, afectaba de forma directa a la seguridad y la estabilidad de España y de la Unión Europea. ¿Qué papel desempeña la diplomacia económica en el fomento de la prosperidad y la estabilidad de la región, tanto en el ámbito bilateral como en el de la UE?

Espero que sea un papel muy relevante. Debemos de tener diversas líneas de trabajo; una de ellas con la Unión Europea para subrayar la importancia de apoyar el crecimiento industrial y del empleo en la ribera sur. Ya existen ejemplos de cadena de valor entre la ribera norte y sur como es el caso de España y Marruecos, y tenemos que tratar de extender estos casos de éxito a otros países. Para ello hay que intentar que haya acuerdos de libre comercio amplios y profundos con la vecindad sur. También hay otro plano bilateral en el que estamos trabajando con el refuerzo de los instrumentos de inversión o de nuestras conexiones físicas en España que puedan fluidificar esa cadena de suministro, tratando de que sea lo más fluida posible y lo más importante posible desde un punto de vista cuantitativo.

Asimismo, por supuesto, tenemos que trasladar a las empresas españolas las oportunidades en el ámbito de este nearshoring, de esta proximidad de las cadenas de valor. Ya, de hecho, está sucediendo. Por ejemplo Mango e Inditex han anunciado hace poco que querían reforzar sus suministros, su sourcing (abastecimiento), de la cadena de valor con Marruecos. Y estos ejemplos concretos nos demuestran que estamos ante la oportunidad de una diversificación de las cadenas de suministro que puede apoyar nuestra posición con los países mediterráneos como punta de lanza de esta estrategia de reforzamiento industrial y comercial con la ribera sur. Por lo tanto, tenemos un papel comunitario y bilateral con los cuales reforzar nuestras relaciones económicas y comerciales con estos países.

mariagialma@gmail.comLuis Moreno García-Cano: “La diversificación de las cadenas de suministro puede apoyar nuestra posición con los países mediterráneos como punta de lanza de la estrategia de reforzamiento industrial y comercial con la ribera sur”