Revista Casa Mediterráneo

Mario Lafuente: “Las consecuencias de la proyección mediterránea de la Corona de Aragón fueron muy significativas”

en enero 12, 2021

Desde finales del siglo XIII hasta mediados del s. XV los reyes aragoneses emprendieron una ambiciosa política expansiva por el Mediterráneo, impulsada especialmente con Pedro III, una proyección que progresivamente supuso la incorporación a la Corona de los reinos de Sicilia, Nápoles, Córcega y Cerdeña, el ducado de Atenas y de Neopatria, entre otros preciados territorios. Con el fin de conocer la trascendencia de estas conquistas y los cambios que trajeron consigo en los ámbitos político, social y económico, Casa Mediterráneo ha programado el encuentro titulado “La expansión mediterránea de la Corona de Aragón” en el que participará el profesor de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza Mario Lafuente. El acto, de carácter virtual, tendrá lugar el martes 12 de enero a las 19 h. en la web de Casa Mediterráneo y será presentado por el embajador Dámaso de Lario.

De forma previa a la conferencia, enmarcada en el ciclo ‘Historias del Mediterráneo’, mantuvimos una entrevista con Mario Lafuente, quien nos adelantó algunas de las claves de la expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo y sus relevantes consecuencias en la configuración de nuevos modos de vida en la región.

¿Cuál fue la principal razón de la expansión mediterránea emprendida por la Corona de Aragón?

Sobre esta cuestión hay varias interpretaciones. Desde mi punto de vista y a tenor de las investigaciones más recientes, me refiero sobre todo a trabajos realizados en los últimos 30 años, cada vez está más claro que la expansión mediterránea de la Corona de Aragón es un proyecto que se explica por la relación entre la monarquía y la aristocracia. Es decir, se trataría de una conquista asociada a procesos de colonización de raíz propiamente feudal. ¿Por qué sabemos esto? Porque generalmente los mecanismos de incorporación a la Corona que se utilizan en los lugares conquistados son propiamente feudales. Entonces las rentas de los señoríos o de los dominios señoriales las recaudan o bien el rey o bien directamente linajes aristocráticos que se convierten en señores de esos territorios. Esta lectura, obviamente, no está reñida con la implicación de los sectores comerciales en las empresas, es decir, de los mercaderes, si bien las ventajas comerciales se documentan o se pueden reconocer tiempo después de que la conquista ha sido llevada a cabo. Es decir, la vieja interpretación de que es la elite comercial la que promueve y, de alguna manera, toma la iniciativa está bastante superada actualmente. Primero es la aristocracia la que pone la hoja de ruta y los sectores comerciales se incorporan después.

¿Quién fue el primer monarca que realmente inició la expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo? 

El primer monarca yo diría que fue Pedro III de Aragón, el Grande, que en 1282 apoyado en derechos dinásticos recibidos de su esposa, la Reina Constanza, decide apoyar una insurrección contra el dominio francés en Sicilia y a partir de ahí digamos que comienza este período que identificamos como expansión de la Corona de Aragón en el Mediterráneo en la Baja Edad Media. En sentido literal, realmente no es la primera campaña que tiene lugar en el Mediterráneo. Para empezar, el Reino de Mallorca obviamente es un territorio insular mediterráneo, si bien tendemos a considerar que Mallorca está en otro contexto histórico porque se conquista al Islam, forma parte de un proceso histórico anterior que es el de la propia configuración de la Corona de Aragón como un espacio político. Sicilia a partir de 1282, Cerdeña a partir de 1323 y posteriormente Nápoles son territorios que no se conquistan al Islam, sino a otros Estados o monarquías cristianas y eso tiene implicaciones distintas también a nivel político.

Los almogávares desempeñaron un papel destacado en la expansión mediterránea de la Corona de Aragón, especialmente hacia la zona más oriental. ¿Quiénes formaban parte de estas tropas mercenarias y qué territorios se conquistaron con su ayuda?

La presencia más destacada de las compañías llamadas genéricamente almogávares tiene lugar precisamente a raíz de la conquista de Sicilia por Pedro el Grande y su periodo de actuación a escala mediterránea, incluyendo también la incorporación de los territorios de Atenas y Neopatria, que se produce aproximadamente durante el primer tercio del siglo XIV. Las compañías con la denominación almogávar incluyen a una serie de combatientes, mercenarios en el sentido de que no están reclutados más allá de por un contrato escrito -algo bastante frecuente en la época-, es decir, que no están reclutados en virtud de compromisos de servicio militar como podían estar los habitantes de una ciudad o, por supuesto, los nobles. A partir, como decía, de la guerra de Sicilia, de su primera incorporación en 1282, una gran compañía de mercenarios de esta naturaleza, dirigida entre otros por Roger de Lauria y otros grandes personajes que participaron en este tipo de empresas, estuvo al principio al servicio de la monarquía aragonesa, de Jamie II. Posteriormente, cuando la guerra de Sicilia concluyó y ésta inició una trayectoria separada del resto de la Corona durante el reinado de Federico III, los almogávares fueron en busca de mejor fortuna y terminaron sirviendo al emperador bizantino. De ahí que debido al poder y a la riqueza que acumulaban -se habla en las fuentes de hasta 3.000 combatientes- llegaron a hacerse fuertes en territorios de la actual Grecia.

También durante el resto de la Edad Media la palabra almogávar, evidentemente, continúa utilizándose para designar a combatientes o mercenarios un tanto apátridas que luchan en virtud del salario de quien se lo paga. Serían combatientes itinerantes.

Roger de Flor 

Alfonso V el Magnánimo conquistó Nápoles, donde instaló su Corte. ¿Qué importancia tuvo Nápoles en aquella época?

Mucha, sobre todo desde el punto de vista de la monarquía o del rey en particular. Después de su conquista, Alfonso el Magnánimo se instaló en Nápoles y no solamente él, sino también una buena parte de sus hombres de confianza y el entorno de la clientela regia más potente. La conquista de Nápoles tuvo, especialmente en el entorno de la Corte, una influencia fundamental porque, aunque sea un tópico no está mal recordarlo, enviamos todo el saber humanístico, cultural… y la creación literaria del ámbito italiano fue absolutamente integrada por la propia Corte del Magnánimo. A nivel cultural, ese humanismo o las tendencias que entonces se estaban desarrollando en Nápoles entran en la Corona de Aragón gracias a este hecho. A nivel militar y económico, la preparación y la realización de la conquista de Nápoles reprodujo pautas que venían documentándose desde hacía más de un siglo, sobre todo en el entorno del dominio de Cerdeña. Pero en cuanto a las consecuencias más evidentes yo destacaría, sin duda, el plano cultural.

La expansión política y militar de la Corona de Aragón por el Mediterráneo fue acompañada de un gran auge del comercio internacional. Este desarrollo comercial llevó a la creación de consulados en diversos lugares del Mare Nostrum. ¿Qué papel desempeñaban estas instituciones y cuáles eran sus objetivos?

Los consulados de mercaderes tenían como primer objetivo salvaguardar los intereses de una determinada corporación en el lugar de destino. Esto implicaba que, obviamente, los problemas que podían tener los mercaderes eran muchos, relacionados con el acceso a dinero líquido, es decir, necesitaban tener tábulas o depósitos para disponer de efectivo, y eso podía generar problemas en un momento dado. Podía ocasionar problemas también el pago de determinados impuestos, de peajes, de gabelas… y lo que necesitaban fundamentalmente era asesoramiento jurídico e incluso disponer de jueces propios que resolvieran este tipo de cuestiones. Ello implicaba, como señalabas, la necesidad de crear este tipo de institución.

El Consulado del Mar de Barcelona -que engloba a mercaderes catalanes principalmente e incluso, bajo la denominación de catalanes, sin duda también a mercaderes que a través de sociedades mercantiles o de compañías procedían del resto de la Corona de Aragón- tenía filiales principalmente en Cerdeña pero además en otros lugares del Mediterráneo y funcionaba como una agencia a la que recurrir para resolver conflictos judiciales.

Por último, ¿el expansionismo de la Corona de Aragón por el Mediterráneo durante más de dos siglos trajo consigo cambios significativos de carácter político, social y económico?

Efectivamente, las consecuencias a medio y largo plazo de esta proyección mediterránea de la Corona fueron muy significativas. El ejemplo inmediato, por ser cronológicamente también la primera conquista con efectos relevantes y duraderos, tiene que ver con el equilibrio que existía en torno al domino de la isla de Cerdeña. Antes de la llegada de la Corona de Aragón, de la conquista de Cerdeña que se lleva a cabo entre 1323 y 1327, sobre todo el sur de la isla estaba controlada por la República de Pisa. Pisa en aquel momento y desde hacía más de un siglo era una gran potencia mediterránea y, de hecho, constituía una de las grandes repúblicas costeras de la península itálica. El puerto de Cagliari suponía, según la fuentes, entre el 30 y el 40% de los ingresos de la República de Pisa.

Con la conquista de Cagliari para empezar y después de toda la isla de Cerdeña por la Corona de Aragón, Pisa entró en un declive sostenido y prolongado. Perdió, por supuesto, la aduana de Cagliari, perdiendo así buena parte de los ingresos que habían alimentado las finanzas del Comune hasta entonces. Y desde ese momento, desde la década de 1320 hasta finales del siglo XIV, tanto cambiaron los factores de enriquecimiento de la elite de Pisa que a comienzos del siglo XV Florencia literalmente la absorbió y Pisa pasó de ser la cabeza de un Estado pujante en la península itálica a ser una ciudad satélite, dominada por la elite florentina que directamente, a través del puerto que entonces tenía Pisa, consiguió salir al mar.

Como esta transformación en el equilibrio de fuerzas en torno a la isla de Cerdeña se podrían citar algunos casos más, pero éste sin duda me parece uno de los más significativos porque implica el auge, si se puede considerar así, de la Corona de Aragón en un momento dado, y el declive de otra gran potencia.

Compartir esta entrada:
mariagialma@gmail.comMario Lafuente: “Las consecuencias de la proyección mediterránea de la Corona de Aragón fueron muy significativas”