Revista Casa Mediterráneo

Vanessa Teba y Valentín Rosa rinden homenaje a la mujer cantaora en Casa Mediterráneo

en junio 8, 2023

La cantante granadina Vanessa Teba y el guitarrista cordobés Valentín Rosa unen sus talentos en el mundo del flamenco en el “Concierto homenaje a la mujer cantaora” que ofrecerán el próximo sábado 17 de junio a las 19 horas en Casa Mediterráneo. El recital, de acceso libre hasta completar aforo, es un tributo a la mujer cantaora, que rescata los cantes de aquellas flamencas que tuvieron que expresar su arte a base de sufrimiento y mucha valentía, debido a las trabas impuestas por la sociedad y sus propias familias por su mera condición femenina. Víctimas de maltrato y vejaciones de todo tipo, algunas de ellas empezaron a cantar al quedarse viudas, porque antes no podían, dejando un legado de cantes maravillosos e imprescindibles en el acervo flamenco. La actuación la componen los acordes de la guitarra de Valentín Rosa y la voz de Vanessa Teba.

La inclinación de Vanessa Teba por el flamenco tuvo mucho que ver con su padre, gran aficionado al género, quien le enseñó algunos cantes. Gracias a él descubrió a Camarón de la Isla y este ambiente que la rodeó fue el germen de una afición que con el paso del tiempo se convertiría en vocación. Vanessa ha tenido el honor de compartir momentos de cante con reconocidos artistas como José Menese, Márquez el Zapatero, Curro Piñana o José Carpio Mijita. Cantaora de voz dulce y de formas elegantes, pero tremendamente flamenca, consigue emocionar con su cante tanto a los amantes de este arte como a quienes se aproximan por primera vez a él.

Valentín Rosa es titulado superior de guitarra flamenca por el Conservatorio Superior de Córdoba. Acompaña a cantaores de la talla de El Cabrero, Manolo Paradas, Niño de Peñaflor, Rocío Luna, Rubito hijo, Churumbaque o Vanessa Teba. Actualmente es profesor del Conservatorio Superior de Danza de Alicante. “Su toque es limpio, preciso. Bebe de los guitarristas más clásicos, pero lo impregna de un toque personal cargado de emoción muy aplaudido y valorado por el público”, dicen de él los expertos.

En esta entrevista, Vanessa Teba nos desvela qué se encontrarán quienes se acerquen al concierto en Casa Mediterráneo y cuál es la clave para que el flamenco cale tan hondo en personas de todo el mundo.

¿Qué pretende reivindicar este recital dedicado a la mujer cantaora?

Realmente, no pretendemos hacer ninguna reivindicación. Lo único que queremos es recordar a las mujeres que estuvieron antes que nosotros, a esas mujeres que, o bien fueron creadoras, o bien por su forma de cantar, nos dejaron estilos preciosos y que hoy son fundamentales dentro del flamenco. En el recital va a haber cantes de hombres y cantes de mujeres, pero principalmente de ellas, y queremos recordarlas.

¿Nos podrías adelantar algunos de los nombres de esas mujeres cuyos cantes vais a interpretar en el concierto?

La verdad es que hay muchas y es imposible, en una hora que dura el recital, acordarnos de todas, pero por ejemplo recordaremos a algunas mujeres como La Niña de los Peines, que es uno de mis referentes, la Serneta, la Andonda, la Roezna, la Tía Anica la Piriñaca, Fernanda de Utrera y muchas más.

¿Qué trabas y dificultades tuvieron que soportar las mujeres cantaoras a las que rendís homenaje?

Estamos hablando principalmente de mujeres del siglo XIX y de principios del XX, las que estuvieron antes que nosotras y tuvieron muchas dificultades para poder desarrollarse como artistas, porque aquel era un mundo de hombres. Muchas de esas mujeres ni siquiera eran grandes cantaoras, ni salían a la luz. Algunas de ellas no pudieron convertirse en artistas ni salir a trabajar hasta que faltaron los maridos, hasta que enviudaron. Lo tuvieron muy difícil y gracias a ellas nosotras hoy lo tenemos bastante más fácil. Lo cierto es que ahora no percibo nada de eso, pero también es gracias a todo el trabajo recorrido que hicieron esas mujeres.

¿Qué otros referentes tienes en el mundo del flamenco?

A mí me gusta escuchar tanto a hombres como a mujeres. Camarón me gusta mucho. Cuando lo descubrí, empecé a introducirme en el flamenco. Nací en Granada, en un pueblo chiquitillo. Mi padre era muy aficionado al flamenco y a él le debo esta afición. Pero, en un principio, yo me dedicaba a otras músicas. Trabajé en una orquesta, en coros rocieros… hasta que me di cuenta de que lo que a mí de verdad me gustaba y me llenaba era el flamenco. Y me puse a escuchar y a estudiar; veía que me gustaba y quería aprender más.

Como te decía, algunos de mis referentes son La Niña de los Peines, Fernanda de Utrera, Mayte Martín, Tomás Pavón, Manolo Caracol, Enrique Morente, Antonio Mairena, Carmen Linares, Estrella Morente, Marina Heredia… ¡Hay tanta gente! Estos son los de ahora, pero pienso que hay que escucharlo todo e ir quedándote con lo que te vaya gustando. El flamenco es tan grande y rico y como cada uno hace las cosas a su manera y en base a su corazón hay que escucharlo todo. Y más hoy en día, que lo tenemos al alcance de la mano, en Internet, porque antes había que ir a un recital o a una peña flamenca o comprar el disco. Ahora es súper cómodo y accesible.

El recital se va a celebrar en Casa Mediterráneo, institución dedicada a un espacio que ha sido cruce de culturas a lo largo de los siglos. ¿Una de las cualidades del flamenco es, precisamente, la mezcla de una serie de culturas que se retroalimentan?

Como te digo, el flamenco es tan grande y mezcla de tantos estilos que se va enriqueciendo continuamente. Estoy muy agradecida a Casa Mediterráneo por la oportunidad que nos brinda de hacer este recital, precisamente ahí. Esperamos que os guste y que la gente lo disfrute, sobre todo por el tema en el que se centra: el recuerdo a la mujer cantaora. Y aunque no es un concierto que no se haya hecho antes, me apetece mucho interpretarlo justamente en Casa Mediterráneo.

En el recital te acompañará Valentín Rosa a la guitarra, con quien has compartido escenario en muchas ocasiones. ¿Qué cualidades destacarías de este intérprete?

Valentín me acompaña asiduamente. Siempre que puede viene conmigo. Es un guitarrista extraordinario, además de una buenísima persona. Es de Córdoba y vive en Alicante, donde además es profesor en el Conservatorio Superior de Danza. Le conocí hace seis años y desde entonces siempre que puede me acompaña. Es un grandísimo artista y, te vuelvo a repetir, mejor persona.

En los últimos tiempos, el flamenco está experimentando interesantes fusiones con otros géneros como el jazz, el blues o la electrónica. En tu opinión, ¿el flamenco está viviendo un buen momento?

Creo que sí. El flamenco, aunque alguien piense que al fusionarse pueda perder pureza, es tan grande que es capaz de mezclarse con la música que quieras, ya que considero que todo lo enriquece. Y si eso sirve para que la gente lo vaya conociendo y le vaya gustando, bienvenido sea. Puedes empezar escuchando algo que no sea flamenco puro, pero que te dé pie a ir metiéndote en él hasta que te llegue hondo. Ese fue mi caso. Mi padre era muy aficionado al flamenco, al baile y a la copla. Yo me fui metiendo poco a poco y descubrí que lo que me gustaba era el flamenco. Y aquí sigo, aprendiendo y disfrutándolo cada día más.

Más información:
En la página web de Vanessa Teba: vanessateba.com

Compartir esta entrada:
mariagialma@gmail.comVanessa Teba y Valentín Rosa rinden homenaje a la mujer cantaora en Casa Mediterráneo